Si desafortunadamente ha sufrido un accidente de tráfico, lo primero que debe hacer es calmarse y comprobar los daños sufridos, tanto propios como de terceros (ocupantes del propio u otros vehículos, peatones…). En caso de ser necesario, debe llamar inmediatamente a los servicios de emergencias, . Una vez hecho esto, para reclamar la indemnización correspondiente a la compañía aseguradora del vehículo causante de los daños, debe seguir un sencillo pero necesario protocolo de actuación que consiste en lo siguiente:

 

Procedimiento y documentación necesaria

En primer lugar, es necesario formalizar junto con el otro conductor el parte amistoso donde se detalle, con la mayor precisión posible, los daños sufridos. Si ello no fuese posible, por no llegar a un acuerdo con el otro conductor sobre las circunstancias del accidente, debe llamar a la policía para que levante el correspondiente atestado que aclare lo sucedido. Uno u otro documento resulta de vital importancia a la hora de probar quien es el responsable del siniestro.

En segundo lugar, los lesionados deben acudir al hospital el mismo día del accidente (o, excepcionalmente, en los dos días posteriores) para que un facultativo médico les explore y diagnostique las lesiones sufridas y prescriba el tratamiento correspondiente para su curación. Todo ello deberá contemplarse en el informe de urgencias, documento imprescindible para la reclamación de la indemnización por su accidente de tráfico. Es muy importante que los lesionados reciban el tratamiento de forma continuada, sin “parones” y sin dejar pasar un lapso de tiempo injustificado entre el accidente y el inicio del mismo, ello por cuanto podría romperse el “nexo causal”, del cual hablaremos en futuros post.

Plazo para iniciar la reclamación

En caso de ser el culpable del siniestro, debe comunicarlo a su compañía aseguradora en el plazo de siete días. De no ser así, dispone de un año desde la estabilización de sus lesiones para iniciar la reclamación extrajudicial. Es decir, el cómputo del plazo de un año se inicia desde el momento que, iniciado el tratamiento médico, las lesiones se «estancan» de modo que se consideran «secuelas» en términos médicos. Dicho plazo es de vital importancia pues, si transcurre este sin haber iniciado la reclamación, perderá su derecho a percibir cualquier indemnización.

 

Junto con la anterior documentación y dentro del plazo indicado, es recomendable que contacte lo antes posible con un abogado especializado en accidentes de tráfico que se encargue desde el primer momento de la reclamación extrajudicial y judicial, tanto con su compañía aseguradora (para la autorización del tratamiento médico en clínicas privadas y la peritación y reparación del vehículo) como con la compañía contraria (para la cuantificación y reclamación de la indemnización correspondiente una vez finalizado el tratamiento médico). Además, ello no supondrá coste alguno para usted. Salvo excepciones, su compañía aseguradora cubrirá el 100% de los honorarios de abogado en función de la póliza contratada.

Si desea que le ayudemos con la reclamación de la indemnización por un accidente de tráfico, póngase en contacto con nosotros en el número de teléfono: 965214239 o envíenos un correo electrónico a: despacho@penyarrubiaabogados.es y estaremos encantados de atender sus dudas sin compromiso alguno.